[title size=»2″]4. La Gestión Monetaria[/title]

En este apartado intentaremos explicar qué es la gestión monetaria, cuales son las diferentes técnicas que se utilizan a la hora de aplicar la misma, así como otros conceptos relacionados con este tema.

[accordian]
[toggle title=»4.1. Introducción a la Gestión Monetaria» open=»no»]

La gestión monetaria es probablemente el aspecto más importante en la gestión de una cuenta de trading. Es algo tan sencillo que puede aprenderse en diez minutos, y con seguridad es el factor principal que lleva a perder a la mayor parte de los usuarios, normalmente en un plazo reducido de tiempo.

Como su nombre indica, la Gestión Monetaria no es más que el conjunto de técnicas que nos ayudan a determinar el tamaño de nuestra posición para controlar las posibles pérdidas que puedan derivarse de un movimiento del mercado en nuestra contra.

Debido al alto apalancamiento ofrecido en la inversión en Forex, muchos de los traders sin experiencia asumen unos riesgos más elevados de los que cualquier inversor debería asumir, derivando en unas pérdidas difícilmente recuperables. [/toggle]
[toggle title=»4.2. Cómo Calcular el Tamaño de la Posición» open=»no»]

Es un tema tan importante que he decidido escribir un artículo específico para detallar en profundidad sobre este asunto, por lo que esto no será más que resumen del mismo.  Te recomiendo encarecidamente que leas con atención el artículo aquí.

Para hacerlo más práctico, veamos los pasos con un ejemplo.  En este caso vamos a suponer que tenemos una cuenta de 2.000 EUR, que operamos GBPUSD, que arriesgamos 150 euros por operación, y que la distancia del Stop Loss en la operación que vamos a entrar es de 70 pipos.

Los pasos para determinar el tamaño de la posición serían los siguientes:

  1. Determina la cantidad que quieres arriesgar por operación: en este caso 150 euros
  2. Establece la distancia en pipos del SL a aplicar: en este caso, 70 pipos
  3. Calcula el valor del SL en la divisa de tu cuenta para un contrato standard, en este caso:

100.000 GBP * 0,0070 = 700 USD = 645 EUR (suponiendo EURUSD = 1,0850)

  1. Establece el tamaño de tu posición como una simple regla de tres.

Si con un 1 contrato (100k’s) arriesgo 645 EUR, cuantos contratos tengo que contratar para arriesgar 150 euros?

X = 150 EUR * 1 / 645 EUR = 0,23 contratos (23.000 GBP)

  1. Este paso no es necesario, pero a modo didáctico, comprobamos que efectivamente estamos asumiendo dicho riesgo

23.000 GBP * 0,0070 USD/GBP = 161 USD / 1,0850 = 148,38 EUR

Fijaros que siendo estrictos, tendríamos que haber entrado con 0,2325 contratos, pero como el tamaño mínimo con el que podemos entrar en el bróker es de 0,23 contratos, difícilmente llegaremos a esos 150 EUR previstos.  Obviamente, este problema desaparece cuanto mayor es el tamaño de nuestra cuenta, pero si esta es pequeña, deberemos intentar redondear siempre a la baja para evitar mayores riesgos de los previstos.

[/toggle]
[toggle title=»4.3. La Esperanza Matemática» open=»no»]

La Esperanza matemática es un concepto estadístico que viene a determinar si nuestra manera de operar arrojará un resultado positivo en el medio o largo plazo, siempre basado en los resultados anteriores.

Hay que tener en cuenta que los resultados pasados no implican resultados futuros, pero si tenemos un sistema con un histórico de operaciones amplio (ya sea en backtesting u operando en real o demo), podemos hacernos una idea de cuáles serán nuestros resultados si las condiciones del mercado no cambian y operamos según las misma metodología.

En el cálculo de la misma se van a tener en cuenta dos factores:

  1. El porcentaje de aciertos frente al porcentaje de pérdidas.

Este factor es bastante intuitivo, pues lo que viene a decirnos es que si ganamos más operaciones de las que perdemos, nuestra EM será mayor.

  1. La cantidad de dinero que ganamos cuando ganamos, frente a la cantidad de dinero que perdemos cuando perdemos.

En tanto que el trading es una actividad donde uno tiene un resultado variable (no como otros juegos del tipo doble o nada), habrá que tener en cuenta cuánto se gana y cuánto se pierde de media para poder determinar las probabilidades de éxito, que al fin y al cabo, es lo que nos importa.

 

Vamos a ver en primer lugar la fórmula de cálculo y luego profundizamos un poco en la misma.

Esperanza Matemática (EM) = (% Aciertos * Bº Medio) – (% Pérdidas * Pª Media)

 

Si os fijáis un poco en la fórmula, queda claro que si la pérdida siempre fuese igual al beneficio, un sistema sería ganador siempre que el porcentaje de aciertos sea superior al 50%.  No obstante, normalmente el resultado de nuestras operaciones no siempre será constante.  Veámoslo con varios ejemplos.

  • Sistema de scalping que arriesga 20 pipos y normalmente cierra con 5 pipos de beneficio, acertando el 70% de las veces

EM = (70% * 5) – (30% * 20) = -2,5

  • Sistema tendencia que arriesga 100 pipos y normalmente va cierra con un beneficio de 250 pipos, acertando el 35% de las veces

EM = (30% * 250) – (70% * 100) = +5

 

Respecto a cómo interpretar el resultado, está claro que una EM positiva indicará un sistema ganador, mientras que si es negativa, implicará un sistema perdedor, pero qué nos dice ese -2,5 o ese 5?  El resultado vendrá dado en las mismas unidades que se han calculado, es decir, en nuestro ejemplo anterior, una EM de +5 viene a indicar que por cada operación que hagamos, debemos esperar ganar 5 pipos de media.

También podríamos haber calculado la EM cantidad de dinero ganada o perdida, en lugar de pipos, y su resultado nos diría cuánto dinero podemos esperar ganar de media con cada operación que realizamos.

Como se puede desprender de los anteriores ejemplos, no se trata de acertar más veces de las que uno falla, sino que además tendremos que tener en cuenta las cantidades que se ganan y se pierden en cada operación.

Es muy típico encontrar sistemas que siempre cierran en positivo, y tienen un porcentaje de aciertos del 95%, pero son sistemas en los que el operador no pone stops y confía en que tarde o temprano, el precio volverá a su nivel de entrada en caso de haberse ido en contra.  El problema con este tipo de sistemas es que hay alguna vez que el precio no vuelve, o por lo menos, no lo hace antes de destrozar su cuenta.

[/toggle]
[toggle title=»4.4. Relación Riesgo / Beneficio» open=»no»]

Este apartado está relacionado con el segundo factor que afecta a la esperanza matemática de nuestro sistema, es decir, cuánto ganamos cuando ganamos, y cuánto perdemos cuando perdemos.

Hay muchos autores de trading que defienden a capa y espada que siempre debemos buscar beneficios mayores a las posibles pérdidas que estamos asumiendo, incluso señalando que mínimo habría que ir a por ratios de 2:1 (es decir, si arriesgamos 10, ir a por un beneficio de 20 por lo menos).

Normalmente se señala el resultado de una operación en base a lo que llamamos R, es decir, si decimos que hemos conseguido en el trade un resultado de un 2,3R, quiere decir que hemos ganado 2,3 veces lo que hemos arriesgado, obviamente, dando por hecho que hemos establecido un stop loss.

Una cosa muy importante a tener en cuenta que es que el porcentaje de aciertos está inversamente relacionado con el ratio riesgo-beneficio, es decir, cuando buscamos beneficios superiores a la cantidad a arriesgar, nuestro porcentaje de aciertos disminuirá.

Esto debería ser totalmente intuitivo, pero vamos a explicarlo un poco más porque realmente es importante.  Imagina que no existen costes de transacción y tenemos la fortuna de operar a precio mid, es decir, tampoco existe spread o diferencia entre el bid / offer.

Si entrásemos a mercado en base a cara o cruz y pusiésemos una toma de beneficios y un stop loss de 20 pipos, deberíamos asumir que acertaremos el 50% de las veces (siempre suponiendo que el mercado se mueve de manera aleatoria).

Sin embargo, si establecemos un objetivo de 20 pipos y un stop loss de 100 pipos, lo normal es que ganemos muchas más veces de las que perdamos, y si fuese al revés, lo normal sería perder muchas más veces de las que se gana.

Esto es muy típico en los sistemas seguidores de tendencia, donde se tiene un alto porcentaje de fallos, pero cuando se coge una operación buena, viene a compensar todas las anteriores pérdidas, pues pueden conseguir operaciones de un 15R o 20R.

Es importante tener claro la relación que existe entre el porcentaje de aciertos y el ratio riesgo-beneficio.  En la siguiente tabla podemos observar aquellas combinaciones de sistemas que nos darán una esperanza matemática positiva y negativa.

Esperanza Matemática

 

En rojo se han señalado aquellas combinaciones que tienen una esperanza matemática negativa.  Fijaros como es posible ganar dinero en trading acertando tan sólo un 30% de las operaciones, si nuestro ratio riesgo / beneficio es superior a 2,5R.

Por el contrario, aunque acertemos el 70% de las veces, si sólo ganamos un 0,25R por operación, acabaremos perdiendo dinero en el medio plazo.

En la siguiente tabla se muestra el porcentaje de aciertos mínimos que tenemos que conseguir para tener una esperanza matemática positiva.  Los porcentajes mostrados suponen una EM de cero o nula.

Porcentaje Mínimo de Aciertos en Base a R

 

Ahora bien, con todo lo anterior, qué relación riesgo / beneficio debo perseguir?

La respuesta a dicha pregunta no la tiene nadie más que tú, pues mucho va a afectar a tu psicología el elegir un R grande o pequeño.  Hay gente que prefiere ganar muchas veces aunque cuando pierda le peguen un buen pellizco a su cuenta, y hay otros que no tienen problema en perder muchas veces seguidas esperando “la gran ola”.

Personalmente trato de buscar retornos de un 2R para arriba, pero cuando encadeno varias operaciones seguidas en las que he tenido un 1R y no he cerrado, siempre me replanteo este tema, pues es muy frustrante ver cómo se esfuman los beneficios ya conseguidos.

En cualquier caso, en el siguiente hilo de nuestro foro podrás comentar más sobre este tema.

[/toggle]

[toggle title=»4.5. El Efecto Multiplicador de la Reinversión» open=»no»]

Esto es algo que ya he plasmado con más detalle en uno de mis primeros artículos, “Se Puede Vivir del Trading”, por lo que no haré más que un resumen rápido del mismo.

Normalmente un trader irá sacando dinero a medida que obtiene beneficios.  Sin embargo, si dejamos que la cuenta vaya creciendo y creciendo sin hacer retiro alguno, podremos capitalizar la misma de una manera mucho más rápida, pues utilizaremos el poder de los intereses compuestos.

Para no extenderme mucho, simplemente pensar que un beneficio de un 6% mensual no da un 72% anual como en seguida nos aventuraríamos a afirmar, sino un 100% de rentabilidad al año.  Si consigues aumentar dicho porcentaje, la rentabilidad será muy superior.

Simplemente mira esta tabla y en seguida podrás comprobar que haciendo un buen trading, con el tiempo, se puede ganar mucho dinero.

El Efecto Multiplicador de la Inversión

 

Es decir, si fueses capaz de conseguir una rentabilidad mensual del 6%, al cabo de los 10 años, 100 euros se habrán convertido en 108.818 euros (100*(1+108719%)), y si empiezas con un capital de 2.000 euros, por ejemplo, habrías acumulado 2.176.000 euros.

Dicho esto, el papel es algo que todo lo aguanta, pero debemos ser realistas.  Los mejores gestores no consiguen rentabilidades  superiores al 30% – 35% anual, y hablamos de los mejores.  Una cosa es gestionar una cuenta de 2.000 euros, y otra es gestionar una cuenta de varios cientos de miles, donde el factor psicológico afectará enormemente nuestras decisiones.

[/toggle]
[toggle title=»4.6. La Importancia de Controlar las Pérdidas» open=»no»]

Esto es algo que todo el mundo debería tener claro, pues aunque en cantidades pequeñas podría ser indiferente, cuando los saltos son mayores la diferencia es abismal.

Podríamos resumir este punto de la siguiente manera:  “Si pierdes un 1% tienes que ganar un 1,01% para recuperarte, pero si pierdes un 50%, necesitas un 100% de rentabilidad para volver al punto inicial”.

En la siguiente tabla se muestra la ganancia necesaria para volver al punto inicial tras un porcentaje de pérdida determinado.  Muchos autores consideran que una pérdida del 25% empieza a estar en el límite del “no retorno”.

La Importancia de Controlar las Pérdidas

[/toggle]
[toggle title=»4.7. Técnicas de Gestión Monetaria» open=»no»]

Ya he comentado con anterioridad que la gestión monetaria es probablemente uno de los aspectos más importantes en el trading, si bien existen diferentes maneras de aplicar la misma.  A continuación señalo algunos de los más típicos, aunque este es un campo en el que se puede profundizar muchísimo más.

 

4.7.1.  Porcentaje Fijo de Capital

Esta técnica determina que debemos arriesgar la misma cantidad porcentual sobre el tamaño de nuestra cuenta en cada operación que realizamos.  Tiene varias ventajas, y es que cuando ganamos, iremos aumentando progresivamente el tamaño de nuestra posición, aprovechando así el poder de los intereses compuestos, mientras que cuando perdemos, iremos reduciendo el tamaño de la posición, protegiendo así nuestra cuenta de pérdidas mayores.

Es probablemente la técnica de gestión monetaria más difundida entre los operadores, pues a priori, es la que más ventajas ofrece.

Personalmente le encuentro dos aspectos negativos.  El primero de ellos es la necesidad de estar recalculando el tamaño de la posición constantemente, si bien este es un problema muy llevadero considerando la cantidad de gestores de órdenes que harán esto por ti.

El segundo problema que le encuentro es que si bien protege nuestra cuenta cuando ésta entra en pérdidas, también supone mayor dificultad a la hora de recuperarse de una mala racha.  Es decir, si tengo una mala racha y acumulo 6 pérdidas seguidas, éstas no se recuperarán con 6 ganancias seguidas, sino que tendré que ganar algo más para llegar a break even.

 

4.7.2.  Cantidad Fija por Operación

En este caso, siempre arriesgaremos la misma cantidad monetaria en cada operación.  Muchos dicen que tiene el inconveniente de arriesgar porcentualmente una cantidad más alta en cada operación a medida que perdemos, pero lo cierto es que elimina el segundo problema comentado en el método anterior, y es que para recuperarse de una mala racha de pérdidas, se necesitan las mismas operaciones para llegar a break even.

Personalmente es el sistema que uso, pues aunque es cierto que cuando se pierde estoy arriesgando una cantidad mayor, considero que si tengo un sistema ganador tarde o temprano entraré en beneficios, y prefiero poder recuperarme con el mismo número de operaciones que me han llevado a perder, que depender de la sucesión aleatoria de ganancias / pérdidas para llegar al punto de inicio.

Por otra parte, lo normal sería “resetear” la cantidad a arriesgar cuando la cuenta va creciendo para poder aprovechar el poder de los intereses compuestos y no estar arriesgando menor cantidad porcentual a medida que la cuenta crece.  En ese sentido, lo suyo sería ir recalculando un porcentaje fijo de la cuenta cada X por ciento de crecimiento.

Por ejemplo, tengo una cuenta de 10.000 euros y me juego 150 euros por operación (1,5%).  Cuando llegue a 11.000 euros de saldo, arriesgaré 165 euros, y no lo cambiaré hasta llegar a los 12.000 euros de saldo.

 

4.7.3.  Tamaño Fijo (Lotes) por Operación

Esta técnica supone entrar siempre al mercado con la misma cantidad de lotes.  Es un sistema cómodo para operadores que realizan muchas operaciones, tipo scalping, pues es fácil y rápido de ejecutar, incluso sin gestor de órdenes.

Creo que este tipo de gestión monetaria es sólo factible para una operativa de corto plazo con stops fijos, pues en caso contrario, estaremos arriesgando cantidades diferentes en cada operación.

Teniendo en cuenta que en una operativa de medio / largo plazo hay veces que tenemos un stop loss a 40 pipos y otra a 120 pipos, no tendría sentido aplicar este método, pues no tendría consistencia.  En caso contrario, si entramos muchas veces al mercado y sabemos que cuando el mercado se ha ido en contra, vamos a salir de forma disciplinada a una distancia prefijada, podremos utilizar esta técnica, y es únicamente aquí cuando tiene sentido contar los “pipos” que vamos ganando.

 

4.7.4.  La F Optima

La F óptima fue ideada por Ralph Vince, quien desarrolló una fórmula matemática para determina la cantidad óptima a arriesgar en cada operación para un sistema con esperanza matemática positiva.

Es un tema sobre el que apenas he profundizado, y en el que por lo que he leído, hay que aplicar un coeficiente reductor considerable, porque los ratios de nuestro sistema, es fácil que esta fórmula determine que debemos arriesgar en una operación hasta un 15% o 20% de nuestro capital, algo que suena muy arriesgado incluso para los que les vayan las emociones fuertes.

En tanto que no soy un experto en el tema, y esto no pretende ser un curso o manual de trading, sino una introducción a los conceptos teóricos que todo trader debe conocer, os dejo algunos links por si alguno quiere profundizar en el tema.

http://esbolsa.com/blog/gestion-de-capital/f-optima/

https://www.efxto.com/articulos-forex/4125-modelos-de-gestion-monetaria-para-el-trading

 

4.7.5.  La Martingala

La martingala es una técnica de gestión monetaria agresiva que consiste básicamente en doblar tu posición cada vez que pierdes.  Podríamos incluso decir que un sistema martingala va abriendo posiciones nuevas cuando una posición va en tu contra, mejorando el “precio medio” de tu posición, pero aumentando exponencialmente el riesgo.

La idea que subyace detrás de esta técnica es que cuando el mercado realice una pequeña corrección, en tanto que has ido mejorando tu precio de entrada con nuevas operaciones a precios mejores al inicial, conseguirás salir de la posición sin pérdidas o incluso con beneficios.

Existen variaciones a este método de trading, como ir incrementando el tamaño de la posición según un multiplicador más pequeño, pero en cualquier caso, es la manera más segura de acabar quebrando una cuenta de trading.

En el mundo del trading automático hay muchos sistemas que usan estas técnicas de gestión monetaria, y aunque pueden dar resultados espectaculares, tarde o temprano acaban dilapidando una cuenta, por lo que te recomiendo que entiendas el concepto y lo conozcas, pero huyas de este tipo de operativa.

[/toggle]
[toggle title=»4.8. El Drawdown» open=»no»]

Llamamos Drawdown al porcentaje de pérdidas que sufre una cuenta de trading desde su máximo alcanzado, normalmente derivado de una serie de pérdidas consecutivas.

Para entenderlo mejor, veámoslo con un ejemplo en base a la siguiente imagen

Drawdown

 

El primer DD (Drawdown) se produce el 1 de marzo una vez la cuenta alcanza un saldo de 15.000 EUR, cayendo esta hasta los 14.000 EUR.  En este caso, la pérdida de la cuenta será del 6,7% en términos porcentuales.

El segundo DD se produce el 1 de junio, donde es importante comprender que el mismo se calcula hasta el mínimo alcanzado, aunque la bajada se haya producido en diente de sierra y por tanto haya una recuperación intermedia.  En este caso, al pasar de los 18.000 EUR a los 14.500 EUR, tendremos un DD del 19,45%.

Es importante entender además que el DD no debe calcularse únicamente al cierre, sino teniendo en cuenta el flotante de la cuenta.  Por ejemplo, si graficamos el balance que sufre una cuenta de trading en base a los resultados de las operaciones cerradas, nos estaremos dejando mucha información en la mesa, pues piensa que una persona no disciplinada en cuanto al establecimiento de Stops, puede haber cerrado una operación con un beneficio de un 2%, que en un momento dado le supuso una pérdida en la cuenta del 50%.

Drawdown Flotante

 

En el gráfico anterior se muestra una cuenta de Myfxbook donde la línea roja marca la curva de balance, apreciándose que este trader nunca cierra una operación en pérdidas, mientras la línea amarilla grafica el saldo de la cuenta teniendo en cuenta el valor de las operaciones abiertas en cada momento, apreciándose cómo sufre fuertes caídas.

Aquí se muestra el gráfico del DD de la misma cuenta expuesta anteriormente.

Gráfico Drawdown

 

Por último, también es importante estudiar el tiempo medio que tarda uno de salir de su DD, para ver la capacidad de recuperación del mismo.  Igual es mejor tener un DD del 15% donde conseguimos salir del mismo en 2 meses, que tener un DD  del 10% donde tardamos un año en recuperar los niveles máximos de la cuenta.

[/toggle]
[/accordian]