En esta entrada quiero entretenerme un poco más para explicar ciertos hechos fundamentales que están afectando en estos momentos al EURUSD.  Como bien sabéis, el EURUSD se encuentra inmerso en una tendencia bajista sin precedentes que le ha llevado a cotizar desde los 1,40 hasta los 1,0460 dólares por euro, no sólo por los problemas por los que está pasando Europa, sino también por una fortaleza generalizada del USD frente a todas las divisas.

El pasado miércoles 18 de marzo, en la reunión del FOMC, su presidenta Yellen enfriaba en parte las expectativas del mercado de una próxima subida de tipos de interés al señalar que dicho movimiento dependerá de los datos económicos, rebajando a su vez sus previsiones de crecimiento para la economía norteamericana.  Indicaba a su vez que la fuerte apreciación del USD vivida en los últimos meses, junto con la caída en los precios del crudo, estaba ayudando a controlar la inflación, algo por otro lado completamente lógico.

Realmente la FED no ganaba sino algo de flexibilidad para tomar la decisión de subida de tipos de interés que todo el mundo espera, algo que retrasaba más o menos en un mes el momento en que se descuentan dichas subidas (actualmente, la primera subida está descontada para septiembre de 2015).

Este discurso, algo más dovish de lo que el mercado esperaba, provocaba una caída del USD (subida del EURUSD) sin precedentes, pasando de cotizar desde los 1,0630 a marcar un máximo en los 1,1040.

Operación 21 Venta EURUSD Diario

 

El movimiento fue tan rápido que en un solo minuto pasamos de cotizar en 1,0920 a cotizar en 1,1040, cerrando el siguiente minuto en 1,0950.  Este tipo de volatilidad se produce en momentos de poca liquidez, donde al estar todo el mundo apostando por un USD más fuerte, la cobertura de posiciones cortas provocaba fuertes repuntes en el contado.

Si bien al día siguiente comenzábamos la jornada con un mercado en el mismo nivel en que se encontraba antes de la reunión de la FED, el mercado no olvidaba lo ocurrido, y como suele pasar en estas ocasiones, decidía tantear los niveles previos.  Si of fijáis en el primer gráfico, se observa cómo tras la fuerte subida y posterior corrección, las dos jornadas posteriores eran alcistas de EUR, dirigiéndose a tantear esos máximos alcanzados.

Además, si tenemos en cuenta que apenas hemos vivido una corrección decente en todo el movimiento bajista del EURUSD, entenderemos que tarde o temprano, tendrá que llegar la misma.  No hay más que ver que el 38,2% de corrección de este movimiento se encuentra en los 1,18 dólares por euro, algo que en estos momentos nadie considera que puedan verse, pero que entraría dentro de lo asumible.

En este contexto, y teniendo en cuenta la tendencia tan fuerte que lleva el EURUSD, sigo pensando en que hay que buscar cortos.  Si bien mi primer nivel objetivo serían los cortos en torno a 1,1100 (1,1098 es el último mínimo del período de consolidación vivido durante enero y febrero de 2015), no podemos pasar por alto ciertas señales del mercado, pues no tiene por qué ir hasta ese nivel.

En este contexto, me encuentro un mercado evolucionando según la siguiente imagen

Operación 21 Venta EURUSD M15

El primer rebote (1) se produce el viernes por la tarde, momento en el cual ya no iba a operar, y que además formaba un máximo no significativo respecto a niveles anteriores.  El segundo rebote (2) se producía tras la apertura del domingo, y en este caso, reconozco que lo vi tarde y me dio mucha rabia, pues era la típica oportunidad que creo hubiese aprovechado, con un SL bastante justo y que hubiese dado un relación riesgo / beneficio bastante buena.

La tercera oportunidad (3) se producía al día siguiente, lunes, y en este caso no quería dejar pasar la misma.  El mercado formaba una primera vela de indecisión y posteriormente dejaba un pinbar justo en el nivel de resistencia anterior.  La operación parecía casi de libro, por lo que decidía entrar en corto, convencido de operar en dirección de la tendencia principal.

Operación 21 Venta EURUSD

Como puede verse en el anterior gráfico, mi operación apenas se movía liberamente a mi favor, para romper la resistencia anterior y alcanzar mi SL, dejando encima con la vela de la ruptura otra pinbar.  Si bien en condiciones normales lo normal hubiese sido no volver a entrar en mercado, pues ha salido mal y casi es mejor dejarse un tiempo entre operación y operación para evitar tratar de “vengarse” del mercado, en esta ocasión pensaba que sencillamente había puesto el SL demasiado cerca, cuando realmente los soportes y resistencias son zonas y no niveles matemáticos.

La vela de indecisión o pinbar que se formaba tras alcanzar mi primer SL, cerrando justo por debajo del nivel de resistencia anterior, no dejaba ninguna duda de que tenía que volver a entrar, como así hice.  El resultado ya lo habrás visto… otra pérdida, dos seguidas en poquísimo tiempo, en el mismo par, y con un 3% de la cuenta.

No voy a decir que estaba deprimido porque la verdad es que lo encajaba bastante bien.  Creo que había visto una señal bastante clara en mercado y decidía operarla con todas sus consecuencias, pero en cualquier caso, tenía claro que no volvería a operar dicho día, pues podía ver señales donde no las hay tan sólo para forzar una operación e intentar recuperar estas pérdidas.

Lo que está claro es que en estos momentos, perfectamente podríamos entrar en otro período de consolidación, o incluso de corrección importante, pues el último mensaje de la FED supondrá cierta cautela entre varios operadores confiados ciegamente en que el EURUSD alcanzará la paridad pasado mañana.  En ese sentido, no hay que descartar posibles operaciones en largo en el EURUSD, algo que hace unas semanas se me antojaba imposible llegar siquiera a plantearlas.

Como siempre, puedes ver todas nuestras entradas en cuenta real en la cuenta de Myfxbook o Darwinex

Darwin Invertible