Esta es la primera operación que realizo en esta cuenta de trading, abierta para hacer una gestión profesional, en la que me han salido los demonios que uno lleva dentro, generándome ansiedad y estrés, emociones ya olvidadas en mi operativa.  Espero que la lectura de este post te sirva como recordatorio de lo que no se debe hacer, y puedas aprender una nueva lección en cuanto a los peligros de operar sin total disciplina.

Podría decir que esta operación está basada en los mismos principios que la operación 83, donde decidía entrar en corto en el NZDUSD apenas un minuto antes de la previsible bajada de tipos de interés por parte del Banco Central de Nueva Zelanda, lo cual debería presionar el cruce a la baja, depreciando en consecuencia el Neozelandés contra el dólar estadounidense.

A nivel fundamental seguía teniendo preferencia por entrar en corto en este par, pues no sólo esperaba bajadas de tipos por parte del RBNZ (Banco Central Nueva Zelanda), sino próximas subidas por parte de la FED.

Todo sea dicho, estamos viendo a nivel técnico como a pesar de la tendencia bajista de largo plazo que mantiene el cruce, desde septiembre el par está protagonizando una cierta corrección, factor que le ha llevado a cotizar desde los 0,6200 hasta los casi 0,6900 dólares por neozelandés.

La incapacidad de cotizar nuevos máximos, unido a una vela bastante bajista el cruce hace un par de días, me daban confianza para realizar esta operación anticipándome a la bajada de tipos, que en caso de materializarse esperaba se pudiese producir una bajada de al menos una figura (100 pipos).

Veamos antes de nada una imagen de la situación del cruce en temporalidad diaria antes de la decisión del Banco Central.

Operación 88 NZDUSD 1D

Veamos cómo se desarrolla la operación.  En primer lugar, comentar el primer error cometido, y es que previendo una ampliación de spreads y una mayor volatilidad justo antes del dato, establecía un stop loss mental de 30 pipos, pero no lo dejaba puesto en la plataforma ni gestionado a través de algún robot.

Bien… entro como os comenté exactamente 97 segundos antes de la decisión de tipos, y como el mercado descontaba, se produce una bajada de los mismos del 0,25%, viendo cómo la operación en seguida acumula buenos beneficios, alcanzando un retorno de un 2,7R.

Operación 88 NZDUSD 1M

En ese momento veo ya una rentabilidad en mi cuenta próxima al 5%, y me dispongo a cerrar, pero el mercado se mueve tan rápido que cuando me quiero dar cuenta apenas me quedaba un 1%.

Entonces uno se pone a pensar… efectivamente han bajado tipos como se descontaba, el mercado ha reaccionado como es lógico, y esto es sólo una corrección antes de continuar bajando.  ¿Por qué cerrar entonces si realmente las probabilidades están a mi favor para volver a conseguir no ese 2,7R, sino todavía más?

Lejos de ser una simple corrección, el cruce supera mi nivel de entrada y la posición entra por tanto en pérdidas, algo que produce un cierto bloqueo mental porque empiezas a pensar… “seguro que cierro ahora en pérdidas y justo se da la vuelta y se me queda una cara de idiota monumental”.

Pero no… el mercado sigue todavía más en contra, y encima supera mi stop loss mental, con lo que la pérdida es total respecto al riesgo inicial a asumir.  Sin saber cómo, se mueve todavía más en contra y llego a acumular una pérdida de un 2,6R, algo que me produce unas sensaciones casi olvidadas de estrés y ansiedad, sin saber muy bien qué hacer.

Finalmente el cruce corrige un poco y tiende a estabilizarse.  Cuando me doy cuenta que estoy mirando la pantalla embobado sin un plan concreto de salida con la esperanza de conseguir salir en break even decido sin más cerrar la operación ante el absurdo de la situación.

Y una vez fuera, empiezo a preguntarme ciertas cosas y sacar ciertas conclusiones:

  • ¿Cómo se te ha podido ir esto de las manos de esta manera?
  • ¿Qué sentido tiene haber realizado una operación en estos términos, con un SL “mental” que luego no has ejecutado llegado el momento?
  • ¿Qué hubiese pasado si el mercado no se estabiliza y se va 150 pipos en contra?

Sinceramente, me ha dado miedo.  He visto cómo por mucho que uno pueda pensar que tiene la situación “controlada”, el operar sin stops no tiene sentido alguno.

Pensar que yo calculo el tamaño de la posición en base a la distancia del SL, y por tanto, si 30 pipos suponen entre un 1,5% y un 2% de la cuenta, un movimiento en contra del mercado  de 150 pipos podría llevarme a perder un 10% de rentabilidad en una sola operación, algo desde luego inaceptable y que dista mucho de una gestión del riesgo moderada.

Esta página web me sirve como control en mi operativa, y aunque podría haber “vestido” este post de otra manera para parecer más profesional, he querido dejar claro que hoy, claramente, he vuelto a ser un novato en el trading.  Por lo menos he tenido la templanza de cerrar con más pérdida de la prevista y dejarme de “esperanzas”, algo que me ha salvado de un flotante negativo mucho mayor, como se puede apreciar en el gráfico.

Espero que este post te sirva para darte cuenta de lo importante que es la disciplina, y más aún, de cómo un SL mental puede jugarte muy malas pasadas.  Si no puedes operar con un SL fijo debido a las condiciones de mercado, es mejor no operar a vivir una experiencia como la que os estoy contando.

Es una lección que espero haber aprendido y desde luego, una operativa que no repetiré, y espero que tomes buena nota de ello.

Como siempre, puedes ver todas nuestras entradas en cuenta real en la cuenta de Myfxbook o Darwinex

Darwin Invertible